sábado, 20 de agosto de 2011

Santa Misa con los Seminaritas en la Catedral de la Almudena

Mensaje de Benedicto XVI para la JMJ 2011

ZS10090308 - 03-09-2010
Permalink: http://www.zenit.org/article-36426?l=spanish

Mensaje del Papa para la JMJ Madrid 2011


Texto íntegro en español

CIUDAD DEL VATICANO, viernes 3 de septiembre de 2010 (ZENIT.org).- Ofrecemos a continuación el texto del Mensaje del Papa Benedicto XVI para la XXVI Jornada Mundial de la Juventud, que tendrá lugar en Madrid en agosto del próximo año, y que ha sido publicado hoy por la Santa Sede
* * * * *


MENSAJE DEL SANTO PADRE
BENEDICTO XVI
PARA LA XXVI JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD
2011


Arraigados y edificados en Cristo,
firmes en la fe”
(cf. Col 2, 7)
Queridos amigos
Pienso con frecuencia en la Jornada Mundial de la Juventud de Sydney, en el 2008. Allí vivimos una gran fiesta de la fe, en la que el Espíritu de Dios actuó con fuerza, creando una intensa comunión entre los participantes, venidos de todas las partes del mundo. Aquel encuentro, como los precedentes, ha dado frutos abundantes en la vida de muchos jóvenes y de toda la Iglesia. Nuestra mirada se dirige ahora a la próxima Jornada Mundial de la Juventud, que tendrá lugar en Madrid, en el mes de agosto de 2011. Ya en 1989, algunos meses antes de la histórica caída del Muro de Berlín, la peregrinación de los jóvenes hizo un alto en España, en Santiago de Compostela. Ahora, en un momento en que Europa tiene que volver a encontrar sus raíces cristianas, hemos fijado nuestro encuentro en Madrid, con el lema: «Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe» (cf. Col 2, 7). Os invito a este evento tan importante para la Iglesia en Europa y para la Iglesia universal. Además, quisiera que todos los jóvenes, tanto los que comparten nuestra fe, como los que vacilan, dudan o no creen, puedan vivir esta experiencia, que puede ser decisiva para la vida: la experiencia del Señor Jesús resucitado y vivo, y de su amor por cada uno de nosotros.
1. En las fuentes de vuestras aspiraciones más grandes
En cada época, también en nuestros días, numerosos jóvenes sienten el profundo deseo de que las relaciones interpersonales se vivan en la verdad y la solidaridad. Muchos manifiestan la aspiración de construir relaciones auténticas de amistad, de conocer el verdadero amor, de fundar una familia unida, de adquirir una estabilidad personal y una seguridad real, que puedan garantizar un futuro sereno y feliz. Al recordar mi juventud, veo que, en realidad, la estabilidad y la seguridad no son las cuestiones que más ocupan la mente de los jóvenes. Sí, la cuestión del lugar de trabajo, y con ello la de tener el porvenir asegurado, es un problema grande y apremiante, pero al mismo tiempo la juventud sigue siendo la edad en la que se busca una vida más grande. Al pensar en mis años de entonces, sencillamente, no queríamos perdernos en la mediocridad de la vida aburguesada. Queríamos lo que era grande, nuevo. Queríamos encontrar la vida misma en su inmensidad y belleza. Ciertamente, eso dependía también de nuestra situación. Durante la dictadura nacionalsocialista y la guerra, estuvimos, por así decir, “encerrados” por el poder dominante. Por ello, queríamos salir afuera para entrar en la abundancia de las posibilidades del ser hombre. Pero creo que, en cierto sentido, este impulso de ir más allá de lo habitual está en cada generación. Desear algo más que la cotidianidad regular de un empleo seguro y sentir el anhelo de lo que es realmente grande forma parte del ser joven. ¿Se trata sólo de un sueño vacío que se desvanece cuando uno se hace adulto? No, el hombre en verdad está creado para lo que es grande, para el infinito. Cualquier otra cosa es insuficiente. San Agustín tenía razón: nuestro corazón está inquieto, hasta que no descansa en Ti. El deseo de la vida más grande es un signo de que Él nos ha creado, de que llevamos su “huella”. Dios es vida, y cada criatura tiende a la vida; en un modo único y especial, la persona humana, hecha a imagen de Dios, aspira al amor, a la alegría y a la paz. Entonces comprendemos que es un contrasentido pretender eliminar a Dios para que el hombre viva. Dios es la fuente de la vida; eliminarlo equivale a separarse de esta fuente e, inevitablemente, privarse de la plenitud y la alegría: «sin el Creador la criatura se diluye» (Con. Ecum. Vaticano. II, Const. Gaudium et Spes, 36). La cultura actual, en algunas partes del mundo, sobre todo en Occidente, tiende a excluir a Dios, o a considerar la fe como un hecho privado, sin ninguna relevancia en la vida social. Aunque el conjunto de los valores, que son el fundamento de la sociedad, provenga del Evangelio –como el sentido de la dignidad de la persona, de la solidaridad, del trabajo y de la familia–, se constata una especie de “eclipse de Dios”, una cierta amnesia, más aún, un verdadero rechazo del cristianismo y una negación del tesoro de la fe recibida, con el riesgo de perder aquello que más profundamente nos caracteriza.
Por este motivo, queridos amigos, os invito a intensificar vuestro camino de fe en Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo. Vosotros sois el futuro de la sociedad y de la Iglesia. Como escribía el apóstol Pablo a los cristianos de la ciudad de Colosas, es vital tener raíces y bases sólidas. Esto es verdad, especialmente hoy, cuando muchos no tienen puntos de referencia estables para construir su vida, sintiéndose así profundamente inseguros. El relativismo que se ha difundido, y para el que todo da lo mismo y no existe ninguna verdad, ni un punto de referencia absoluto, no genera verdadera libertad, sino inestabilidad, desconcierto y un conformismo con las modas del momento. Vosotros, jóvenes, tenéis el derecho de recibir de las generaciones que os preceden puntos firmes para hacer vuestras opciones y construir vuestra vida, del mismo modo que una planta pequeña necesita un apoyo sólido hasta que crezcan sus raíces, para convertirse en un árbol robusto, capaz de dar fruto.
2. Arraigados y edificados en Cristo
Para poner de relieve la importancia de la fe en la vida de los creyentes, quisiera detenerme en tres términos que san Pablo utiliza en: «Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe» (cf. Col 2, 7). Aquí podemos distinguir tres imágenes: “arraigado” evoca el árbol y las raíces que lo alimentan; “edificado” se refiere a la construcción; “firme” alude al crecimiento de la fuerza física o moral. Se trata de imágenes muy elocuentes. Antes de comentarlas, hay que señalar que en el texto original las tres expresiones, desde el punto de vista gramatical, están en pasivo: quiere decir, que es Cristo mismo quien toma la iniciativa de arraigar, edificar y hacer firmes a los creyentes.
La primera imagen es la del árbol, firmemente plantado en el suelo por medio de las raíces, que le dan estabilidad y alimento. Sin las raíces, sería llevado por el viento, y moriría. ¿Cuáles son nuestras raíces? Naturalmente, los padres, la familia y la cultura de nuestro país son un componente muy importante de nuestra identidad. La Biblia nos muestra otra más. El profeta Jeremías escribe: «Bendito quien confía en el Señor y pone en el Señor su confianza: será un árbol plantado junto al agua, que junto a la corriente echa raíces; cuando llegue el estío no lo sentirá, su hoja estará verde; en año de sequía no se inquieta, no deja de dar fruto» (Jer 17, 7-8). Echar raíces, para el profeta, significa volver a poner su confianza en Dios. De Él viene nuestra vida; sin Él no podríamos vivir de verdad. «Dios nos ha dado vida eterna y esta vida está en su Hijo» (1 Jn 5,11). Jesús mismo se presenta como nuestra vida (cf. Jn 14, 6). Por ello, la fe cristiana no es sólo creer en la verdad, sino sobre todo una relación personal con Jesucristo. El encuentro con el Hijo de Dios proporciona un dinamismo nuevo a toda la existencia. Cuando comenzamos a tener una relación personal con Él, Cristo nos revela nuestra identidad y, con su amistad, la vida crece y se realiza en plenitud. Existe un momento en la juventud en que cada uno se pregunta: ¿qué sentido tiene mi vida, qué finalidad, qué rumbo debo darle? Es una fase fundamental que puede turbar el ánimo, a veces durante mucho tiempo. Se piensa cuál será nuestro trabajo, las relaciones sociales que hay que establecer, qué afectos hay que desarrollar… En este contexto, vuelvo a pensar en mi juventud. En cierto modo, muy pronto tomé conciencia de que el Señor me quería sacerdote. Pero más adelante, después de la guerra, cuando en el seminario y en la universidad me dirigía hacia esa meta, tuve que reconquistar esa certeza. Tuve que preguntarme: ¿es éste de verdad mi camino? ¿Es de verdad la voluntad del Señor para mí? ¿Seré capaz de permanecerle fiel y estar totalmente a disposición de Él, a su servicio? Una decisión así también causa sufrimiento. No puede ser de otro modo. Pero después tuve la certeza: ¡así está bien! Sí, el Señor me quiere, por ello me dará también la fuerza. Escuchándole, estando con Él, llego a ser yo mismo. No cuenta la realización de mis propios deseos, sino su voluntad. Así, la vida se vuelve auténtica.
Como las raíces del árbol lo mantienen plantado firmemente en la tierra, así los cimientos dan a la casa una estabilidad perdurable. Mediante la fe, estamos arraigados en Cristo (cf. Col 2, 7), así como una casa está construida sobre los cimientos. En la historia sagrada tenemos numerosos ejemplos de santos que han edificado su vida sobre la Palabra de Dios. El primero Abrahán. Nuestro padre en la fe obedeció a Dios, que le pedía dejar la casa paterna para encaminarse a un país desconocido. «Abrahán creyó a Dios y se le contó en su haber. Y en otro pasaje se le llama “amigo de Dios”» (St 2, 23). Estar arraigados en Cristo significa responder concretamente a la llamada de Dios, fiándose de Él y poniendo en práctica su Palabra. Jesús mismo reprende a sus discípulos: «¿Por qué me llamáis: “¡Señor, Señor!”, y no hacéis lo que digo?» (Lc 6, 46). Y recurriendo a la imagen de la construcción de la casa, añade: «El que se acerca a mí, escucha mis palabras y las pone por obra… se parece a uno que edificaba una casa: cavó, ahondó y puso los cimientos sobre roca; vino una crecida, arremetió el río contra aquella casa, y no pudo tambalearla, porque estaba sólidamente construida» (Lc 6, 47-48).
Queridos amigos, construid vuestra casa sobre roca, como el hombre que “cavó y ahondó”. Intentad también vosotros acoger cada día la Palabra de Cristo. Escuchadle como al verdadero Amigo con quien compartir el camino de vuestra vida. Con Él a vuestro lado seréis capaces de afrontar con valentía y esperanza las dificultades, los problemas, también las desilusiones y los fracasos. Continuamente se os presentarán propuestas más fáciles, pero vosotros mismos os daréis cuenta de que se revelan como engañosas, no dan serenidad ni alegría. Sólo la Palabra de Dios nos muestra la auténtica senda, sólo la fe que nos ha sido transmitida es la luz que ilumina el camino. Acoged con gratitud este don espiritual que habéis recibido de vuestras familias y esforzaos por responder con responsabilidad a la llamada de Dios, convirtiéndoos en adultos en la fe. No creáis a los que os digan que no necesitáis a los demás para construir vuestra vida. Apoyaos, en cambio, en la fe de vuestros seres queridos, en la fe de la Iglesia, y agradeced al Señor el haberla recibido y haberla hecho vuestra.
3. Firmes en la fe
Estad «arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe» (cf. Col 2, 7). La carta de la cual está tomada esta invitación, fue escrita por san Pablo para responder a una necesidad concreta de los cristianos de la ciudad de Colosas. Aquella comunidad, de hecho, estaba amenazada por la influencia de ciertas tendencias culturales de la época, que apartaban a los fieles del Evangelio. Nuestro contexto cultural, queridos jóvenes, tiene numerosas analogías con el de los colosenses de entonces. En efecto, hay una fuerte corriente de pensamiento laicista que quiere apartar a Dios de la vida de las personas y la sociedad, planteando e intentando crear un “paraíso” sin Él. Pero la experiencia enseña que el mundo sin Dios se convierte en un “infierno”, donde prevalece el egoísmo, las divisiones en las familias, el odio entre las personas y los pueblos, la falta de amor, alegría y esperanza. En cambio, cuando las personas y los pueblos acogen la presencia de Dios, le adoran en verdad y escuchan su voz, se construye concretamente la civilización del amor, donde cada uno es respetado en su dignidad y crece la comunión, con los frutos que esto conlleva. Hay cristianos que se dejan seducir por el modo de pensar laicista, o son atraídos por corrientes religiosas que les alejan de la fe en Jesucristo. Otros, sin dejarse seducir por ellas, sencillamente han dejado que se enfriara su fe, con las inevitables consecuencias negativas en el plano moral.
El apóstol Pablo recuerda a los hermanos, contagiados por las ideas contrarias al Evangelio, el poder de Cristo muerto y resucitado. Este misterio es el fundamento de nuestra vida, el centro de la fe cristiana. Todas las filosofías que lo ignoran, considerándolo “necedad” (1 Co 1, 23), muestran sus límites ante las grandes preguntas presentes en el corazón del hombre. Por ello, también yo, como Sucesor del apóstol Pedro, deseo confirmaros en la fe (cf. Lc 22, 32). Creemos firmemente que Jesucristo se entregó en la Cruz para ofrecernos su amor; en su pasión, soportó nuestros sufrimientos, cargó con nuestros pecados, nos consiguió el perdón y nos reconcilió con Dios Padre, abriéndonos el camino de la vida eterna. De este modo, hemos sido liberados de lo que más atenaza nuestra vida: la esclavitud del pecado, y podemos amar a todos, incluso a los enemigos, y compartir este amor con los hermanos más pobres y en dificultad.
Queridos amigos, la cruz a menudo nos da miedo, porque parece ser la negación de la vida. En realidad, es lo contrario. Es el “sí” de Dios al hombre, la expresión máxima de su amor y la fuente de donde mana la vida eterna. De hecho, del corazón de Jesús abierto en la cruz ha brotado la vida divina, siempre disponible para quien acepta mirar al Crucificado. Por eso, quiero invitaros a acoger la cruz de Jesús, signo del amor de Dios, como fuente de vida nueva. Sin Cristo, muerto y resucitado, no hay salvación. Sólo Él puede liberar al mundo del mal y hacer crecer el Reino de la justicia, la paz y el amor, al que todos aspiramos.
4. Creer en Jesucristo sin verlo
En el Evangelio se nos describe la experiencia de fe del apóstol Tomás cuando acoge el misterio de la cruz y resurrección de Cristo. Tomás, uno de los doce apóstoles, siguió a Jesús, fue testigo directo de sus curaciones y milagros, escuchó sus palabras, vivió el desconcierto ante su muerte. En la tarde de Pascua, el Señor se aparece a los discípulos, pero Tomás no está presente, y cuando le cuentan que Jesús está vivo y se les ha aparecido, dice: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo» (Jn 20, 25).
También nosotros quisiéramos poder ver a Jesús, poder hablar con Él, sentir más intensamente aún su presencia. A muchos se les hace hoy difícil el acceso a Jesús. Muchas de las imágenes que circulan de Jesús, y que se hacen pasar por científicas, le quitan su grandeza y la singularidad de su persona. Por ello, a lo largo de mis años de estudio y meditación, fui madurando la idea de transmitir en un libro algo de mi encuentro personal con Jesús, para ayudar de alguna forma a ver, escuchar y tocar al Señor, en quien Dios nos ha salido al encuentro para darse a conocer. De hecho, Jesús mismo, apareciéndose nuevamente a los discípulos después de ocho días, dice a Tomás: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo, sino creyente» (Jn 20, 27). También para nosotros es posible tener un contacto sensible con Jesús, meter, por así decir, la mano en las señales de su Pasión, las señales de su amor. En los Sacramentos, Él se nos acerca en modo particular, se nos entrega. Queridos jóvenes, aprended a “ver”, a “encontrar” a Jesús en la Eucaristía, donde está presente y cercano hasta entregarse como alimento para nuestro camino; en el Sacramento de la Penitencia, donde el Señor manifiesta su misericordia ofreciéndonos siempre su perdón. Reconoced y servid a Jesús también en los pobres y enfermos, en los hermanos que están en dificultad y necesitan ayuda.
Entablad y cultivad un diálogo personal con Jesucristo, en la fe. Conocedle mediante la lectura de los Evangelios y del Catecismo de la Iglesia Católica; hablad con Él en la oración, confiad en Él. Nunca os traicionará. «La fe es ante todo una adhesión personal del hombre a Dios; es al mismo tiempo e inseparablemente el asentimiento libre a toda la verdad que Dios ha revelado» (Catecismo de la Iglesia Católica, 150). Así podréis adquirir una fe madura, sólida, que no se funda únicamente en un sentimiento religioso o en un vago recuerdo del catecismo de vuestra infancia. Podréis conocer a Dios y vivir auténticamente de Él, como el apóstol Tomás, cuando profesó abiertamente su fe en Jesús: «¡Señor mío y Dios mío!».
5. Sostenidos por la fe de la Iglesia, para ser testigos
En aquel momento Jesús exclama: «¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto» (Jn 20, 29). Pensaba en el camino de la Iglesia, fundada sobre la fe de los testigos oculares: los Apóstoles. Comprendemos ahora que nuestra fe personal en Cristo, nacida del diálogo con Él, está vinculada a la fe de la Iglesia: no somos creyentes aislados, sino que, mediante el Bautismo, somos miembros de esta gran familia, y es la fe profesada por la Iglesia la que asegura nuestra fe personal. El Credo que proclamamos cada domingo en la Eucaristía nos protege precisamente del peligro de creer en un Dios que no es el que Jesús nos ha revelado: «Cada creyente es como un eslabón en la gran cadena de los creyentes. Yo no puedo creer sin ser sostenido por la fe de los otros, y por mi fe yo contribuyo a sostener la fe de los otros» (Catecismo de la Iglesia Católica, 166). Agradezcamos siempre al Señor el don de la Iglesia; ella nos hace progresar con seguridad en la fe, que nos da la verdadera vida (cf. Jn 20, 31).
En la historia de la Iglesia, los santos y mártires han sacado de la cruz gloriosa la fuerza para ser fieles a Dios hasta la entrega de sí mismos; en la fe han encontrado la fuerza para vencer las propias debilidades y superar toda adversidad. De hecho, como dice el apóstol Juan: «¿quién es el que vence al mundo sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?» (1 Jn 5, 5). La victoria que nace de la fe es la del amor. Cuántos cristianos han sido y son un testimonio vivo de la fuerza de la fe que se expresa en la caridad. Han sido artífices de paz, promotores de justicia, animadores de un mundo más humano, un mundo según Dios; se han comprometido en diferentes ámbitos de la vida social, con competencia y profesionalidad, contribuyendo eficazmente al bien de todos. La caridad que brota de la fe les ha llevado a dar un testimonio muy concreto, con la palabra y las obras. Cristo no es un bien sólo para nosotros mismos, sino que es el bien más precioso que tenemos que compartir con los demás. En la era de la globalización, sed testigos de la esperanza cristiana en el mundo entero: son muchos los que desean recibir esta esperanza. Ante la tumba del amigo Lázaro, muerto desde hacía cuatro días, Jesús, antes de volver a llamarlo a la vida, le dice a su hermana Marta: «Si crees, verás la gloria de Dios» (Jn 11, 40). También vosotros, si creéis, si sabéis vivir y dar cada día testimonio de vuestra fe, seréis un instrumento que ayudará a otros jóvenes como vosotros a encontrar el sentido y la alegría de la vida, que nace del encuentro con Cristo.
6. Hacia la Jornada Mundial de Madrid
Queridos amigos, os reitero la invitación a asistir a la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid. Con profunda alegría, os espero a cada uno personalmente. Cristo quiere afianzaros en la fe por medio de la Iglesia. La elección de creer en Cristo y de seguirle no es fácil. Se ve obstaculizada por nuestras infidelidades personales y por muchas voces que nos sugieren vías más fáciles. No os desaniméis, buscad más bien el apoyo de la comunidad cristiana, el apoyo de la Iglesia. A lo largo de este año, preparaos intensamente para la cita de Madrid con vuestros obispos, sacerdotes y responsables de la pastoral juvenil en las diócesis, en las comunidades parroquiales, en las asociaciones y los movimientos. La calidad de nuestro encuentro dependerá, sobre todo, de la preparación espiritual, de la oración, de la escucha en común de la Palabra de Dios y del apoyo recíproco.
Queridos jóvenes, la Iglesia cuenta con vosotros. Necesita vuestra fe viva, vuestra caridad creativa y el dinamismo de vuestra esperanza. Vuestra presencia renueva la Iglesia, la rejuvenece y le da un nuevo impulso. Por ello, las Jornadas Mundiales de la Juventud son una gracia no sólo para vosotros, sino para todo el Pueblo de Dios. La Iglesia en España se está preparando intensamente para acogeros y vivir la experiencia gozosa de la fe. Agradezco a las diócesis, las parroquias, los santuarios, las comunidades religiosas, las asociaciones y los movimientos eclesiales, que están trabajando con generosidad en la preparación de este evento. El Señor no dejará de bendecirles. Que la Virgen María acompañe este camino de preparación. Ella, al anuncio del Ángel, acogió con fe la Palabra de Dios; con fe consintió que la obra de Dios se cumpliera en ella. Pronunciando su “fiat”, su “sí”, recibió el don de una caridad inmensa, que la impulsó a entregarse enteramente a Dios. Que Ella interceda por todos vosotros, para que en la próxima Jornada Mundial podáis crecer en la fe y en el amor. Os aseguro mi recuerdo paterno en la oración y os bendigo de corazón.
Vaticano, 6 de agosto de 2010, Fiesta de la Transfiguración del Señor.
BENEDICTUS PP. XVI
© Copyright 2010 - Libreria Editrice Vaticana

lunes, 15 de agosto de 2011

Vale la pena

Autor: n/a | Fuente: Hijas de Santa María de la Providencia
http://es.catholic.net/vocaciones/397/2148/articulo.php?id=1133

Vale la pena
Las Hijas de Santa María de la Providencia estamos llamadas a ser “madres, amigas y hermanas” de quien está solo y sufre


Vale la penaVale la pena

VALE LA PENA... VIVIR

1. Teniendo un ideal.
2. Para cumplir un sueño.
3. Por alguien.
4. Con otros.

Las Hijas de Santa María de la Providencia vivimos con alegría y sencillez nuestra opción por Cristo en la vida religiosa. Seguimos a Jesús, que “pasó haciendo el bien” con el estilo de Don Luis Guanella. La oración y la Eucaristía dan fuerza y sentido a nuestra entrega.


VALE LA PENA... SERVIR

Estamos llamadas a ser “madres, amigas y hermanas” de quien está solo y sufre.

Para revelar al hombre de hoy el rostro de Dios, Padre Providente y misericordioso.

Jesús nos impulsa a ofrecer como él vida y corazón a los más pobres.

Como María queremos ser “providencia” para quien está tirado al borde del camino.

Sentimos la urgencia de evangelizar con la caridad...

...CREANDO FAMILIA CON LOS POBRES A TRAVÉS DE:

- Centros de rehabilitación para personas con discapacidad intelectual

- Residencias para la tercera Edad

- Escuelas infantiles

- Actividad pastoral

Teniendo claro el objetivo de mejorar su calidad de vida.


VALE LA PENA... ARRIESGAR

“Todo el mundo es vuestra patria”
(Luis Guanella).

Como parte viva de la Iglesia estamos presentes en 15 países del mundo.

Ofreciendo:

“PAN y SEÑOR “ que se traducen en :

- Promoción y Fe ... Acompañando y estimulando, por los caminos del corazón...


COMO DON GUANELLA

Luis Guanella 1842-1915.

Es noveno de una familia numerosa. Pronto conoce la fatiga del trabajo. Se hace sacerdote y trabaja sin descanso haciéndose voz de los más pobres.

Abre centros donde ofrece rehabilitación y normalización, lugares donde es posible ser feliz.

Con la actitud de buen samaritano, y una enorme confianza en la Providencia de Dios, se siente llamado a anunciar con sus gestos de caridad, que Dios es un Padre bueno que mira y cuida de todos sin distinción.

Salesiano tres años, párroco, maestro, director espiritual, amigo y padre de pobres, Luis Guanella busca durante años los caminos de Dios. La Eucaristía, la oración, su fe tenaz, hicieron de él Fundador de una Obra viva y actual.

Funda las HSMP y los Siervos de la Caridad, mujeres y hombres profundamente humanos, que intentan dignificar su vida con los medios de hoy y el cariño de siempre, convencidos que VALE LA PENA vivir el Evangelio de la caridad.

Juan Pablo II lo beatificó en 1964.


COMO SOR CLARA

Clara nace en 1857 y muere 28 años más tarde en Pianello (COMO) Italia . Es la última hija de la familia Bosatta.

Es una joven de corazón grande que quiere seguir a Jesús con todas las consecuencias.

No tuvo el camino fácil. El encuentro con Don Guanella marcará para siempre su vida. Junto con su hermana Marcelina (Cofundadora) y otras cuatro hermanas van plantando la semilla de lo que serán las HSMP.

Clara reza y trabaja mucho. “ Es la rueda que mueve la casa”, dice Don Guanella, “hace el bien, casi sin darse cuenta” Sonríe siempre. Entrega sus mejores años al servicio de los más pobres.

Es beata desde 1991...




SI ESTÁS INTERESADO EN CONOCERNOS MEJOR...


¡PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS!


Sor Sara Sánchez Martín

Centro Luis Guanella
C/ Marqués de Aguilar n.1 - 34800 Aguilar de Campó (Palencia)
E-mail: guanella@tefonica.net
Tel: 979/ 12 26 55


Sor Luisa María López
Centro Ocupacional Casa Santa Teresa
C/ Poniente n.10 - 28036 Madrid
E-mail: csteresa@telefonica.net
Tel: 91/3020613

Santos y Patronos de la JMJ

Santos patronos de la JMJ de Madrid 2011

San Juan de la Cruz   San Ignacio de Loyola   San Francisco Javier   San Isidro Labrador  

juan_cruzSan Juan de la Cruz (1542-1591)
Nombre: Juan de Yepes
Nacimiento: 24 de junio de 1542, Fontiveros, España
Fiesta: 14 de diciembre
Título en la Iglesia: Doctor en Teología Mística
Conocido por: la reforma de la rama masculina de los Carmelitas Descalzos,
Relación con un santo: Fue hijo espiritual y director espiritual de Santa Teresa de Avila.
Principales obras: El Ascenso del monte Carmelo, La noche oscura del alma, La Llama de amor viva, El Cántico Espiritual.
Patrono de: La vida contemplativa, teología mística, místicos y poetas españoles.
Para imitar a este santo: Buscar la Unión con Dios mediante la oración. No pactar con la mediocridad, en el momento de la persecución ir al encuentro de Dios en lugar de volverle el rostro. Convertir cada sufrimiento en una oportunidad para crecer en santidad, no tener miedo de las tareas confiadas, confianza en la devoción a la Santísima Virgen.
¿Sabías qué…? San Juan de la Cruz, el 4 de diciembre de 1577, fue hecho prisionero por sus propios hermanos de la Orden que estaba reformando, fue llevado a un antiguo monasterio en Toledo, donde guardó silencio ante las falsas acusaciones, fue privado de celebrar la Misa, torturado y golpeado por sus compañeros frailes. En la noche del 16 de agosto de 1578, por inspiración de la Santísima Virgen, se escapó de manera increíble desde el monasterio y se refugió en el convento de Santa Teresa de Avila.
Leer más...
San Ignacio de Loyola (1491-1556)
ignacioNombre: Iñigo
Cambio de nombre: Cambió su nombre por el de Ignacio, en recuerdo de San Ignacio de Antioquía, que tenía un gran amor por el martirio y la Santa Sede.
Nacimiento: 14 de diciembre 1491, en el gran castillo de Loyola en Guipúzcoa, en el País Vasco (norte de España)
Fiesta: 31 de julio
Fundador de: la Compañía de Jesús (los jesuitas)
Conocido por: Su profundo conocimiento de la vida espiritual y el discernimiento de los espíritus, su humildad e inteligencia, el celo apostólico que mostró en las universidades en el comienzo de su labor apostólica.
Relación con un santo: San Francisco Javier, uno de los primeros jesuitas.
Principales obras: Ejercicios Espirituales
Patrono de: Jesuitas, retiros y militares.
Para imitar a este santo: realizando trabajos duros y con la mayor perfección posible, luchar por la  humildad y hacerlo todo para mayor gloria de Dios, buscar una formación espiritual sólida, ser valiente en la defensa de la verdad, resistir las tentaciones del mundo y urgir a los demás, mediante la palabra y el ejemplo, a vivir una vida verdaderamente cristiana.
¿Sabías qué…? San Ignacio se convirtió después de una lesión de bala recibida durante el asedio francés de la ciudadela de Pamplona. Cuando fue atendido al no disponer de novelas de caballerías, que le encantaba leer, leyó un libro sobre la vida de los santos y la vida de Cristo, que inspiró su conversión.
Leer más...
San Francisco Javier (1506-1552)
xavierNacimiento: 7 de abril 1506, en el Castillo de Javier, Navarra, España.
Fiesta: 3 de diciembre.
Conocido por: Ser un gigante en la historia de las misiones, bautizando más de 50.000 personas de todas las razas y edades, desde niños hasta estudiantes universitarios y desde leprosos pobres a reyes.
Relación con un santo: Convertido por San Ignacio de Loyola, también se convirtió en uno de los primeros jesuitas.
Título en la Iglesia: Apóstol del Extremo Oriente.
Evangelizó en: toda Asia, África, la Italia de las Indias Orientales, Portugal.
Patrono de: Las misiones en el extranjero, los misioneros, navegantes, parroquias de misión y de los lugares de Australia, China, India, Japón y Nueva Zelanda.
Para imitar a este santo: ponerse en las manos de Dios para predicar el Evangelio y servir a la humanidad donde El quiera. No permitir que los estudios tengan prioridad sobre la vida espiritual, y trabajar incansablemente para construir el Reino de Dios en la tierra, incluso en circunstancias adversas.
¿Sabías qué…? San Francisco Javier estudió con San Ignacio de Loyola en la Universidad de París. San Francisco estaba viviendo una vida mundana y se convirtió cuando San Ignacio le dijo estas palabras del Evangelio: "¿De qué sirve al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma?" (Marcos 8:26).
Leer más...
San Isidro Labrador (1080-1172)
isidroNacimiento: 1080, Madrid, España.
Fiesta: 15 de mayo.
Ocupación: Agricultor
Conocido por: La sencillez, humildad, obediencia, honestidad, el trabajo duro, la simpatía y generosidad hacia el pobre, también por su vida de oración y espíritu de penitencia.
Relación con un santo: Casado con Santa María de la Cabeza.
Patrono de: los agricultores y Madrid.
Para imitar a este santo: imitar su devoción a la Santa Misa, que se puede concretar en ir a misa cada día, si es posible, orar mientras se trabaja, aprovechar  el tiempo, ser fiel en las cosas pequeñas y  compartir siempre lo que se tiene con los necesitados.
¿Sabías que…? San Isidro comenzaba el día asistiendo a misa temprano. Estaba totalmente en las manos de Dios y confiaba en la ayuda de los ángeles en la realización de su trabajo. A veces producía el equivalente al trabajo conjunto de tres operarios. Un día, vio su amo otro arado tirado por bueyes blancos al lado del arado de San Isidro. Corrió hacia él, pero a medida que se acercaba, desaparecieron de la vista de su amo. Cuando le preguntó a San Isidro al respecto, respondió diciendo: “Señor, yo trabajo solo y de nadie salvo de Dios busco la fuerza”. De aquí surgió el que San Isidro llegase a ser conocido como un santo tal, que los ángeles le ayudaban incluso cuando araba los campos.
Leer más...
Santa María de la Cabeza (desconocida la fecha exacta de su nacimiento y muerte)
maria_capezaNacimiento: Uceda, Guadalajara, España, después  vivió en Torrelaguna, donde conoció a San Isidro.
Fiesta: 9 de septiembre y se celebra el 15 de mayo (con su esposo).
Ocupación: ama de casa. Ayudaba constantemente a su esposo en tareas del oficio de san Isidro tales como la construcción de pozos, y también le ayudaba en otros trabajos tales como la limpieza de la capilla local etc.
Conocida por: La sencillez, la austeridad, la caridad, que vivía en unión con su marido, espíritu de servicio, pureza, modestia, devoción a Dios.
Relación con un santo: Casada con San Isidro Labrador.
Patrona de: alivios para los dolores de cabeza.
Para imitar a esta santa: hacer las cosas pequeñas con gran amor, igual que ella imitaba a su marido buscando las tareas humildes;  desarrollar un amor puro y desinteresado en sus relaciones.
¿Sabías que…? En realidad su apellido era Toribia. El título "de la Cabeza" se produjo porque la cabeza es una reliquia muy venerada desde hace siglos. Su cuerpo y la cabeza se conservaban en un convento franciscano de Torrelaguna. En 1645, Santa María se trasladó a la Iglesia de San Andrés de Madrid, para ser venerada junto con el cuerpo de su esposo, San Isidro.
Leer más...
San Rafael Arnáiz (1911-1938)
rafaelNacimiento: 9 de abril de 1911, Burgos, España.
Fiesta: 26 de abril
Conocido por: La humildad, la entrega a la voluntad de Dios, el talento artístico y la sensibilidad, la alegría, el buen sentido del humor, deseo de vivir para amar a Jesús, María, la Cruz, y su monasterio trapense.
Para imitar a este santo: responder a la llamada del Señor de inmediato, abandonarse en las manos de Dios, aceptar el sufrimiento con gozo, y fundamentar la felicidad en Dios.
¿Sabías que…? Después de estudiar la carrera de arquitectura en Madrid, Rafael experimentó la llamada de Dios para consagrarse en la vida monástica, después de conseguir el permiso pertinente, entró en el monasterio trapense el 15 de abril de 1934. Dios quiso probarle misteriosamente con una penosa enfermedad, la diabetes aguda que le obligó a abandonar el monasterio tres veces, pero siempre regresó con una respuesta generosa y fiel a la llamada de Dios que había recibido.
Leer más...

San Juan de Ávila (1500-1569)
juan_avilaNacimiento: 6 de enero 1500, Almodóvar del Campo, provincia de Ciudad Real, España.
Fiesta: 10 de mayo.
Conocido por: Celebrar la misa con gran devoción y predicar sobre el Santo Sacrificio de la Misa de una forma tal que era un auténtico  regalo para sus oyentes, el fomento de la comunión frecuente, los esfuerzos para reformar el estado laico y el clero, las obras apostólicas y sociales, el consejo espiritual sabio, la prudencia,la caridad y la discreción.
Relación con un santo: Santa Teresa de Ávila, San Juan de Dios, San Francisco de Borja y el Venerable Luis de Granada fueron algunos de los discípulos atraídos por su predicación y la reputación de este santo.
Principales obras: Audi Filia, epistolario y tratados de Reforma.
Patrono de: El clero secular español.
Para imitar a este santo: cultivar un profundo amor por Jesús en la Eucaristía, ser un reformador en el momento en que es necesario, formación espiritual seria, predicar y vivir la verdad a pesar de las persecuciones que pudiera ocasionar.
¿Sabías que…? San Juan tuvo una relación muy estrecha con la Compañía de Jesús. Orientó a muchos sacerdotes hacia los jesuitas, estudió con ellos, quiso transferirles escuelas, y ayudó a la orden cuando estaba experimentando muchas dificultades. Al ver la unión entre el Maestro Ávila y los jesuitas, San Ignacio desea que se una a la orden; pero la providencia de Dios y la enfermedad de San Juan impidieron esta realización, aunque  continuó con su generosa ayuda a los jesuitas. Gran parte de la expansión de los jesuitas en España se atribuye a San Juan.
Leer más...
Santa Teresa de Ávila (1515-1582)
teresaNombre: Teresa de Cepeda y Ahumada
Nacimiento: 28 de marzo 1515, Ávila, España
Fiesta: 15 de octubre
Título en la Iglesia: doctora de la Oración (primera mujer proclamada como Doctora de la Iglesia)
Fundadora de: 15 monasterios de Carmelitas Descalzas
Conocida por: Su reforma de la orden carmelitana, fundando 15 monasterios de Carmelitas Descalzas y vivió una intensa vida mística.
Relación con un santo: espiritualmente dirigida por San Juan de la Cruz, quien siguió su reforma en la rama masculina.
Principales obras: Autobiografía, El Castillo Interior y Camino de perfección.
Patrona de: escritores.
Para imitar a esta santa: centrar la vida en la oración, dar el corazón al Señor, vivir la humildad entendida como la verdad sobre sí mismo, esforzarse por practicar las virtudes en cada instante.
¿Sabías que…? Cuando era joven, a ella y a su hermano Rodrigo les gustaba leer las vidas de los santos. Ellos estaban fascinados por el hecho de que irían directamente al cielo después de morir. Les parecía que "pagaban un precio realmente barato para ir a gozar de Dios". De esta manera, decidieron ir a tierra de moros (los enemigos mortales de los cristianos) con el fin de ser mártires.
Leer más...
Santa Rosa de Lima (1586-1617)
rosaNombre: Isabel Flores de Oliva.
Nacimiento: 20 de abril 1586 en Lima, Perú.
Fiesta: 23 de agosto.
Conocida por: ser la primera persona canonizada de  América.
Relación con un santo: Confirmada por el arzobispo de Lima, santo Toribio de Mogrovejo. También fue amiga de San Martín de Porres.
Patrona de: América, las personas ridiculizadas por su piedad, y las que están en contra de la vanidad.
Imitación de la santa: No buscar el camino de la grandeza mundana, tratar de vivir, cada día, con la mayor fidelidad posible la vocación recibida, aceptar los sufrimientos con alegría y como regalos de Dios.
¿Sabías que…? Santa Rosa de Lima no era monja ni laica terciaria. Pasó la mayor parte de su vida en casa de su familia de sangre y trabajó duro para ayudar a mantener a los suyos. Era una niña hermosa que se llamaba Rosa, y continuó con este nombre. A medida que crecía, se volvió más y más hermosa, pero ella era tan devota de su compromiso de castidad que usó pimienta y lejía para afear su cutis y de esta forma no ser atractiva. Santa Rosa era una gran contemplativa y tuvo experiencias místicas.
Leer más...
Beato Juan Pablo II (1920-2005)
jp2_150Nombre (antes de ser nombrado Sumo Pontífice): Karol Józef Wojtyla.
Nacimiento: Polonia 18 de mayo 1920, Wadowice.
Beatificación: 1 de mayo de 2011 por el Papa Benedicto XVI.
Conocido por: su convicción en la verdad y en su inmensa sensibilidad hacia todas las personas, especialmente a los oprimidos, los que sufren, los enfermos, los débiles, jóvenes y niños; la devoción a la Santísima Virgen, impulsar la devoción a la misericordia de Dios, promover la solidaridad entre los hombres y la evangelización cristiana. La llamada a la santidad para todos, la confianza  en el poder de los jóvenes para construir la sociedad y vivir una vida santa. Juan Pablo II fue un hombre profundamente humilde y valiente, lleno de vida, y de amor a Jesucristo. Tenía un gran sentido del humor, cultivó una profunda vida de oración, y supo llevar un largo sufrimiento.
Fundador de: las Jornadas Mundiales de la Juventud y los Encuentros Mundiales de la Familia.
Imitación del santo: (ahora beato): cultivar el amor por la Eucaristía a través de largos ratos de tiempo en la adoración del Santísimo Sacramento. Devoción a la Santísima Virgen y el rezo del Rosario. Ser valiente para defender a los débiles y los valores cristianos. No tener miedo de proclamar el nombre de Jesús y su mensaje de salvación para la humanidad. Responder a su llamada a los jóvenes a ser luz del mundo y trabajar para construir una civilización de amor y de vida.
¿Sabías que…? Polonia estaba bajo el régimen nazi durante su juventud. Cuando descubrió su vocación de sacerdote, el joven Karol Wojtyla comenzó a estudiar en un seminario secreto en Cracovia, dirigido por el Arzobispo Cardenal Adam Stefan Sapieha. También fue uno de los fundadores del clandestino "Teatro Rapsódico", cuyo objetivo era promover los valores cristianos y el mensaje del Evangelio a través de las artes.
Leer más...
Juan Pablo II, un santo de la A a la Z

almudenaNtra. Sra. de la Almudena
Patrona de Madrid

40.000 jóvenes participan en una misa multitudinaria en Barcelona

Fuente: www.madrid2011.com
Jóvenes de todo el mundo se preparan en Barcelona para la JMJ
1_home_300
Misa multitudinaria en el Fórum de Barcelona-EFE
Madrid 13 de agosto de 2011.- Más de 40.000 jóvenes de todo el mundo llenaron el sábado la explanada del Espacio Fórum de Barcelona en este acto central de los Días en las Diócesis en Cataluña.
La mayoría de los jóvenes que pasan estos días de convivencia en Barcelona provienen de Francia, Italia y Alemania, aunque también de Australia, Indonesia, Uganda o Siria, en total casi 10.000 jóvenes a los que se han unido en esta celebración, los jóvenes que pasan estos días en otros lugares de Cataluña, además de los jóvenes catalanes.
Amar a las personas sin distinción alguna
 “Estar presentes en todas partes, amando a todas las personas sin distinción alguna, pero con un amor preferencial por los pobres” fue el mensaje que envió el cardenal arzobispo de la ciudad, Lluis Martinez Sistach, a los jóvenes, en una celebración que se realizó en diversas lenguas (catalán, castellano, inglés, francés e italiano) y en la que también  recalcó la importancia de la oración y animó a los jóvenes a imitar a Jesús y seguir el ejemplo de la Virgen.
2-300
Jóvenes de todo el mundo se preparan en Barcelona para la JMJ-EFE
Por la tarde del mismo sábado, los peregrinos tuvieron la posibilidad de realizar un itinerario cultural y espiritual por la ciudad, en el que se incluyeron los edificios religiosos más importantes de Barcelona como la recientemente consagrada Sagrada Familia, la Basílica de Santa María del Mar o la Catedral Gótica entre otros enclaves.
Por último, los jóvenes acogidos en Barcelona pudieron disfrutar de un concierto de los grupos Gen Rosso y Please para cerrar a lo grande esta jornada, preludio de la JMJ en Madrid que se encuentra ya a la vuelta de la esquina.
Como despedida de los Días en la Diócesis, hoy domingo, se celebrarán dos eucaristías en la Sagrada Familia, a las 11 de la mañana para peregrinos de habla inglesa y alemana, y a las 6 de la tarde para los de habla francesa e italiana, y ya mañana lunes 15, los peregrinos internacionales acogidos en Cataluña partirán junto a los jóvenes catalanes hacia Madrid, donde darán comienzo el martes 16 la esperada JMJ 2011.

lunes, 8 de agosto de 2011

350 millones de cristianos sufren hoy a causa de su fe

By. www.madrid2011.com

‘Ayuda a la Iglesia Necesitada’ organiza para la JMJ una exposición con imágenes y testimonios

A día de hoy hay 350 millones de cristianos que sufren por su fe. Perseguidos, hostigados u obligados a vivir en peores condiciones. Hay mártires en estos tiempos en que se habla de libertad y derechos. Existe el silencio y el abandono a estas realidades, incluso el desconocimiento por parte de aquellos que comparten la misma fe. 
¿Por qué a pesar de todo el dolor y sufrimiento estos cristianos siguen creyendo? ¿Por qué continúanluchando  para practicar su fe con libertad? ¿Por qué quieren permanecer en su país?
Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) está preparando para la Jornada Mundial de la Juventud, en el entorno de la Parroquia de los Jerónimos, una exposición sorprendente y llena de pasión: ‘Cristianos perseguidos hoy’.
“En esta actividad para la JMJ pretendemos mostrar a los jóvenes no la cara negativa y triste de la Iglesia perseguida, sino al revés, que es en la cruz donde más se vive la fe, mejor se vive la fe y más cercano está Cristo… ¡No es una Iglesia triste, todo lo contrario, es una Iglesia alegre y con esperanza!”, cuenta Amparo Llobet, comisaria de la exposición.
FOTO1_2
        “Siempre miramos la Cruz como si fuera Viernes Santo”.
         Padre Peter de Sudán del Sur.
“Para mucha gente sigue siendo una gran sorpresa que vivir la fe en libertad sea un delito en muchos lugares. Ver el testimonio radical de gente que a pesar de toda la hostilidad que sufre, de la violencia, la discriminación, la aberración, la mofa o la burla, a pesar de todo quiera seguir viviendo en su país, en su casa, y quieren seguir siendo cristianos, eso nos interpela mucho. Te preguntas: ¿Qué haría yo si viviera como ellos?”, explica Javier Fariñas, responsable de comunicación de AIN. 
La exposición de Ayuda a la Iglesia Necesitada girará en torno a la reconciliación, con uno mismo y con la realidad que desconocemos, y la cruz, que ellos viven con normalidad y nosotros vemos como heroicidad. 
FOTO2_2
Antes de recibir el Nuevo Testamento de manos del padre Benedicto,
Tres jóvenes soldados tienen con él un breve momento de reconciliación.
(Angola)
Contarán con distintos espacios: Habrá una sección de fotografías sobre cristianos perseguidos junto a una serie de paneles que narran la historia de quince mártires de los últimos cincuenta años, y tres situaciones concretas de persecución: en Gojra (Pakistán), en Orissa (India) y en Tibhirine (Argelia), momentos de ataque a la libertad religiosa que han trascendido el silencio y han tenido cierta presencia en los medios de comunicación.
Esta sección estará acompañada de pequeñas piezas audiovisuales sobre Nigeria, China, Sudán, Cuba e Irak, y de testimonios presenciales de cristianos en Cuba, Irak, Sudán y algunos conversos que contarán lo que son y lo que hacen en su vida cotidiana. Estas historias no son dolientes, sino de esperanza. 
Entre los testimonios estará el de Padre Jorge Naranjo, sacerdote comboniano madrileño de 37 años que se sintió  llamado a anunciar el evangelio en zonas de mayoría islámica. Ha trabajado en Port Sudan, Jartum y últimamente en Omdurmán, tres ciudades del Norte de Sudán.
FOTO3
        Jorge Naranjo
“Ser cristiano implica tener desventajas a la hora de conseguir un trabajo, acceder a una beca de estudios… Es casi imposible conseguir el permiso para construir una iglesia, aunque los cristianos que habiten en la zona sean muchos”, dice el Padre Jorge explicando el día a día de un cristiano en Sudán. Nos invita a la exposición “para descubrir que la fe es un verdadero tesoro que da sentido pleno a la vida y que la mayor alegría es poder compartirla… El que persevera en la fe a pesar de las dificultades la profundiza y construye una identidad con un fundamento muy firme”.
Por otro lado, se organizarán momento y actividades de oración por la Iglesia perseguida y necesitada. “La oración es uno de nuestros pilares, queremos trasmitir a los jóvenes esa necesidad de orar por el resto de la Iglesia”, afirma la comisaria de la exposición.
En último lugar, habrá un amplio espacio en el que estarán presentes las oficinas de Ayuda a la Iglesia Necesitada en todo el mundo. “Lo que pretendemos es entablar un diálogo con los jóvenes de manera que nos conozcan, que sepan qué es Ayuda a la Iglesia Necesitada, y les ofrezcamos todas las posibilidades que tienen para colaborar con la Iglesia que sufre desde sus países de origen. Sensibilizar, concienciar y despertar un compromiso hacia la libertad religiosa y la Iglesia necesitada  y perseguida”, finaliza Amparo Llobet.  
Sobre Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN)
Ayuda a la Iglesia Necesitada nace para ser la voz de los que no tiene voz. La voz de los que son perseguidos y mártires, de los que sufren y necesitan. Fue fundada por el Padre Werenfried, un hombre optimista y luchador cuyo lema, “el hombre es mucho mejor de lo que pensamos”, empapa de esperanza el espíritu de la organización. 
Ayuda a la Iglesia Necesitada, dependiente de la Santa Sede, cuenta con 17 oficinas por todo el mundo, que recaudan fondos para ayudar a más de 5.000 proyectos pastorales en  153 países cada año: construir y rehabilitar capillas e iglesias, ofrecer subsistencia para sacerdotes por medio de estipendios de Misa, formar a seminaristas, novicias y sacerdotes, o procurar medios de locomoción a las diócesis necesitadas.
Datos básicos de la exposición cristianos Perseguidos:
· ¿Dónde?: En la Parroquia de San Jerónimo el Real (C/Moreto, 4)
· ¿Cuándo?: del 15 al 20 de agosto (10-21 horas).  
· Testimonios: Cuba:  P. Alberto Reyes, martes 16, 12 h; Sudán: P. Jorge Naranjo, martes 16, 17 h; Irak: Raad Salam, miércoles 17, 18h y conversos: miércoles 17, 21 horas.
· Entrada: gratuita para los inscritos en la JMJ. 

lunes, 1 de agosto de 2011

Invitación al Jubileo Juvenil Guanelliano

Catequesis 9 - Consagración de los jovenes al Sagrado Corazón de Jesús

Fuente:

www.madrid2011.com
El fin de esta catequesis es ayudar a los jóvenes a preparar la Consagración de la Juventud del Mundo al Sagrado Corazón de Jesús que realizará el Santo Padre Benedicto XVI en la próxima Jornada Mundial de la Juventud.  
Consta de tres partes. La primera: Nos acercamos al Mensaje del Papa para la JMJ desde la perspectiva del Corazón de Jesús. La segunda: Hacemos un breve recorrido sobre la historia de la devoción al Corazón de Jesús. Y por último explicamos el sentido de la Consagración de la Juventud del Mundo al Corazón de Jesús.
I.- “Del corazón del hombre al Corazón de Dios”
1.- Si nos adentramos en las profundidades de nuestro corazón, todos encontramos el mismo deseo: queremos ser felices. Pero, ¿dónde y cómo puedo encontrar la felicidad?, nos preguntamos. La experiencia nos dice que la felicidad del hombre sólo se encuentra en la medida en la que su ansia de infinito es saciada. Dice el Papa en su mensaje: “El hombre está creado para lo que es grande, para el infinito”(Benedicto XVI, Mensaje para la JMJ 2011 Madrid)
Debemos dar un paso más. Ese deseo de infinito para el hombre se identifica con el deseo de ser amado por un Amor que no tiene límites. La respuesta a este interrogante nos la da la misma revelación de Dios: “Dios es Amor”. Dios se nos ha manifestado precisamente como el Amor infinito, eterno, personal y misericordioso que responde de un modo pleno a las ansias de felicidad que hay en el corazón de todo hombre.  Por esta razón nos dice el Papa: “Dios es la fuente de la vida, eliminarlo equivale a separarse de esta fuente, e inevitablemente, privarse de la plenitud y la alegría: «sin el Creador la criatura se diluye» (Con. Ecum. Vaticano II, Const. Gaudium et Spes, 36 )” (Mensaje JMJ). Esto podemos verlo en las múltiples experiencias e intentos que han habido y hay en nuestra sociedad de construir un “paraíso en la tierra” al margen de Dios. 
2.- El problema del corazón del hombre se resuelve sólo definitivamente en el encuentro con el Corazón de Dios. Al respecto, dice S. Agustín: “Nos hiciste, Señor, para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti”. La inquietud de la que habla el santo de Hipona se refiere a la dificultad para “alcanzar” el Amor como consecuencia de nuestra condición de criaturas; somos finitos y, más aún, somos pecadores. Una y otra vez tropezamos con la piedra de nuestro egoísmo, del desorden de nuestras pasiones que nos impiden alcanzar ese Amor. El corazón del hombre “necesitaba” de un Corazón que estuviera a su “nivel” y que por otro lado fuera omnipotente para sacarlo de su finitud y de su pecado. En Jesucristo Dios ha salido al encuentro del hombre y nos ha amado “con corazón humano”. En el encuentro del corazón del hombre con el Corazón de Jesús se ha realizado el misterio de la Redención: "Desde el horizonte infinito de su amor, de hecho, Dios ha querido entrar en los límites de la historia y de la condición humana, ha tomado un cuerpo y un corazón, para que podamos contemplar y encontrar el infinito en el finito, el Misterio invisible e inefable en el Corazón humano de Jesús, el Nazareno" (Benedicto XVI, Ángelus 1 de Junio de 2008).
3.- La revelación definitiva de ese Amor se nos ha dado en la Cruz. El amor que Dios nos tiene ha llegado al “limite” en la entrega de su vida. El Corazón abierto de Jesús en la Cruz como consecuencia de la lanzada del soldado es la mayor expresión de cuánto y cómo nos ama Dios. Dice el Papa en su mensaje: “Del Corazón de Jesús abierto en la cruz ha brotado la vida divina” (Mensaje JMJ). Así, en la Cruz, Jesús transforma nuestro “corazón de piedra” herido por el pecado, en un “corazón de carne”, como el suyo: nos da su amor y a su vez nos hace capaces de amar con su mismo amor. 
4.- Del Corazón de Jesús, vivo y resucitado, brota la fuente en la que el hombre debe beber para saciar su sed infinita de amar y ser amado. Es, por tanto,  en este encuentro personal «de corazón a Corazón» donde el hombre vive “arraigado y edificado en Cristo, firme en la fe” (Col. 2, 7). La santidad consiste en entrar de lleno en esta corriente de amor que brota del Corazón de Jesús. “El lema del Cardenal Newman: «de corazón a Corazón» nos da la perspectiva de su comprensión de la vida cristiana como una llamada a la santidad, experimentada como el deseo profundo del corazón humano de entrar en comunión íntima con el Corazón de Dios” (Benedicto XVI , Homilía en la Beatificación del Cardenal Newman).
II.-  “He aquí este Corazón que tanto ha amado a los hombres”.
La Iglesia a lo largo de los siglos ha ido profundizando en el significado del culto al Sagrado Corazón de Jesús. Muchos hombres y mujeres han encontrado en la contemplación de esta imagen del traspasado un camino muy válido para identificarse plenamente con Cristo y alcanzar la meta de la santidad. 
Entre estos santos tenemos que destacar a Santa Margarita María de Alacoque (1647-1690), religiosa de la Orden de la Visitación en Paray-le-Monial, a quien Jesús se le manifiesta en la Eucaristía, revelándole el misterio de su Corazón: "He aquí el Corazón que ha amado tanto a los hombres y que no recibe más que ingratitudes y afrentas”. A lo largo de su vida, Santa Margarita enseñó a amar al Corazón de Jesús, acompañándole en la Eucaristía por medio de la Hora Santa, a consagrarse a Él y a ofrecer pequeños actos de amor en reparación de los pecados. También difundió la práctica de los primeros viernes de mes: confesión y comunión en reparación de los pecados. Fue beatificada en 1864 por el Beato Pío IX y canonizada en 1920 por Benedicto XV. Su fiesta se celebra el 16 de octubre. 
Junto a esta santa tenemos que destacar a San Claudio de la Colombiere S.J. (1641-1682). Fue el director espiritual de Sta Margarita Mª. Será el encargado de propagar el mensaje del amor del Corazón de Cristo por los lugares más lejanos. Gracias a él, la orden religiosa de los jesuitas acometió la tarea de la propagación de la devoción al Corazón de Jesús.
El eco de estas revelaciones en la vida de la Iglesia fue tan grande que el Beato Pío IX el año 1856 proclamó para toda la Iglesia la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús y el año 1899 el Papa León XIII consagró al Género Humano al Sagrado Corazón. Centenares de congregaciones religiosas dedicadas a la educación de los jóvenes, la asistencia a los ancianos y enfermos, las misiones, nacieron en este tiempo inspiradas en la espiritualidad del Corazón de Jesús. A lo largo del siglo XX los Pontífices han invitado continuamente a acudir al Sagrado Corazón como “el principal indicador y símbolo del amor con el que el divino Redentor ama continuamente al eterno Padre y a todos los hombres” (Pío XII, Enc. “Haurietis Aquas”).  
La contemplación del Corazón de Jesús hoy fecunda la Iglesia con nuevos caminos de santidad y se presenta para los hombres de nuestro tiempo, necesitados de la misericordia divina, como un anuncio de esperanza para que “sobre las ruinas acumuladas por el odio y la violencia, se establezca la civilización del amor, el reino del Corazón de Cristo” (Juan Pablo II, Mensaje al Prepósito General de la Compañía de Jesús, P. Peter Hans Kolvenbach, 5 de Octubre de 1986).
III.-  Consagrarse al Corazón de Jesús para permanecer “Arraigados y edificados en Cristo y firmes en la fe”(Col. 2, 7)

La Consagración al Corazón de Jesús es un acto con el que los Jóvenes del Mundo presididos por el Santo Padre queremos dirigir nuestra mirada confiada a Jesucristo, para ayudarnos a vivir “arraigados y edificados en Cristo y firmes en la fe” (Col. 2, 7).
Se trata de revivir en nosotros  la experiencia del discípulo amado que contemplando el Corazón abierto de Jesús en la Cruz, cree en su amor y se convierte en su testigo. “El que lo vio da testimonio” (Jn. 19, 35). 
Es, por tanto, un acto de fe. Al consagrarnos al Corazón de Jesús el Santo Padre nos invita a confesar nuestra fe:  “Creemos firmemente que Jesucristo se entregó en la Cruz para ofrecernos su amor; en su pasión soportó nuestro sufrimientos, cargó con nuestros pecados, nos consiguió el perdón y nos reconcilió con el Padre, abriéndonos el camino de la vida eterna” (Mensaje JMJ). Esta confesión la hacemos no sólo desde el conocimiento de las verdades que profesamos, sino como fruto de una relación personal con Cristo que se establece desde la confianza en el Amor de su Corazón. Además, esta confesión de fe, la realizamos unidos al Papa, a los obispos y pastores de la Iglesia, significando que nuestra “fe personal en Cristo, está vinculada a la fe de la Iglesia” (Mensaje JMJ). Es en el “corazón de la Iglesia” donde podemos experimentar el latido del Corazón de Cristo. 
Es en segundo lugar un acto de esperanza. No sólo nos consagramos cada uno a su Corazón, sino que el Papa nos confía a “todos los jóvenes del mundo” al Sagrado Corazón de Jesús. En los jóvenes del presente se encuentra la esperanza del futuro de la Iglesia y de la humanidad. Con esta consagración, los jóvenes, expresamos con el Papa que “sin Cristo, muerto y resucitado, no hay salvación. Que sólo Él puede liberar el mundo del mal y hacer crecer el Reino de la Justicia, la paz y el Amor al que todos aspiramos” (Mensaje JMJ). Unidos en un “sólo Corazón”, pedimos con toda la Iglesia, “Ven Señor Jesús”,  ayúdanos a los jóvenes del Tercer Milenio a ser artífices de la Civilización del Amor que se construye “cuando las personas y los pueblos acogen la presencia de Dios, le adoran en verdad y escuchan su voz” (Mensaje JMJ). 
Por último la consagración es un acto de amor. Los jóvenes del tercer Milenio como el apóstol Tomás queremos “tocar a Jesús, metiendo la mano en las señales de su Pasión, las señales de su Amor” (Mensaje JMJ). Al consagrarnos “tocamos a Jesús”, renovando la gracia de nuestro bautismo con la que fuimos introducidos de lleno en ese Amor. Se afianza en nosotros el deseo de beber constantemente en las fuentes de donde brota la vida divina que son los Sacramentos, especialmente la Eucaristía y el Sacramento del Perdón. Y por último nos introducimos en su mirada misericordiosa para poder estar siempre cerca de los más pobres y enfermos, siendo para ellos manifestación palpable del Amor de Dios. 
A imitación del discípulo amado nosotros también somos invitados a “acoger a María en nuestra casa”. La consagración al Corazón de Jesús la realizamos teniendo a la Virgen como especial intercesora y medianera. Ella que “acogió con fe la palabra de Dios” nos enseña a creer en el Amor, a confiarnos a Él y a ser sus testigos entre nuestros hermanos los hombres. 


JMJ 2011 Madrid - Web oficial - Catequesis 9 - Consagración de los jovenes al Sagrado Corazón de Jesús

Letra y música de la Canción "La Santidad salvará al mundo"

Le dejamos aqui la letra con notas para guitarra de la Canción La Santidad salvará al mundo
escrita por el P. Mauro Gramajo.
Haz clic en el limk del título y podrás visualizarla en documento PDF.
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.